LEALTADES FAMILIARES

Lealtades familiares es referirse a patrones de conducta que ejercemos de forma inconsciente, como lealtad a uno de nuestros progenitores o algún miembro de la familia, esté vivo o muerto, lo hayamos conocido o no. Las lealtades familiares inconscientes tienen más poder sobre nosotros de lo que nos imaginamos. Muchas veces, no comprendemos el porque somos incapaces de cambiar ciertos hábitos o de conseguir lo que nos proponemos, por el hecho de ser fieles a nuestros progenitores. Bert Hellinger, creador de las constelaciones familiares afirma que la necesidad de pertenencia es una necesidad básica. Cada uno de nosotros está inconscientemente influenciado por su sistema familiar transgeneracional y hereda los problemas no resueltos de sus familiares.

Sin darnos cuenta, aceptamos ciertas conductas y formas de pensar por miedo a perder el amor, la atención y la aprobación de nuestros familiares. Somos leales a nuestros progenitores sin cuestionarnos si queremos serlo.

El problema de estas lealtades familiares es que nos impiden crecer y ser auténticos.

Existen muchas formas de lealtades familiares:

Secretos de familia: abortos, adopciones, abusos sexuales de los que no se hablan y quedan como secreto que luego se replicará en algún miembro de la nueva generación. Enfermedades contagiosas, demencia, incestos, homicidios, dinero mal habido, etc. 

Ocupar el rol o un lugar que no nos corresponde en la familia: Hija haciendo el rol paterno. Hija haciendo rol de madre de su madre. Hermano menor haciendo el rol de hermano mayor. Abuela haciendo el rol de madre de su nieto. Etc. Esto transgrede el orden y equilibrio en la familia.

Mujeres abandonadas por sus parejas: Replican el abandono que vivieron por parte del padre que les abandonó física o emocionalmente; legando a su vez ese abandono a sus hijos.

Abusos sexuales: Si fuiste abusada o manoseada sexualmente, ten la plena seguridad que tu madre o tu abuela también lo sufrieron. Tu abuso es una réplica de un abuso anterior del cual no se habló. · 

Madre soltera: Mujer que no se casa, por lealtad inconsciente a otras mujeres de su clan. 

No tener hijos o tener muchos hijos: Lealtad con algún ancestro que pudo fallecer al dar a luz. Mujeres del clan que no querían tener hijos. Lo que ocupa la memoria del clan es que si tengo muchos hijos es una amenaza, no voy a poder ser libre etc.. Muero si tengo hijos, o tener hijos es peligroso. Reparo teniendo todos lo hijos que mi clan no pudo tener. Por lealtad familiar no puedo dejar de tener hijos, le tengo que dar gusto a mi familia y a mis padres. 

Enfermedades: Las que se han considerado “hereditarias”, no son más que lealtades a un ancestro que padeció misma enfermedad. 

Suicidio: Desde el amor ciego ofrenda su vida a cambio de la vida de uno de sus progenitores a quien ha percibido en intenciones de muerte. 

No concluir estudios o la otra polaridad, ser extremadamente estudiosos. Por lealtad a algún ancestro que no tuvo la oportunidad de estudios; inconscientemente se asume como: no puedo ser más que él o ella. O voy a reparar estudiándo todo lo que algún ancestro no tuvo la oportunidad de estudiar. 

Ancestro excluido de la familia: Persona a la cual el clan familiar opte por no hablar más del él o de ella. Podría ocasionar que en futuras generaciones un nuevo miembro venga a “reparar” esa exclusión viviendo su vida de forma similar al del excluido. Un ejemplo típico de lealtad familiar y de exclusion lo podemos apreciar en la película de Coco.

Como observarás son diversas formas en las que podemos vivir en lealtad hacia nuestros ancestros y sin darnos cuenta, pues consideramos que es cosa del destino o de mala suerte, cuando en realidad es una forma en que nuestros antepasados desean ser recordados y tomados en cuenta y que solucionemos de forma amorosa lo que ellos por sus circunstancias o poco conocimiento no pudieron resolver.

Cuando indagamos en consulta las lealtades familiares, podemos encontrar por dar un ejemplo en particular, la razón por la cuál mi cliente no puede cortar una relación. Hay algo que lo impide y lo bloquea a tomar sus propias decisiones, un peso que lo hace permanecer en el mismo lugar aunque se sienta atado, en una cárcel y miserable. La fidelidad familiar lo bloquea y lo lleva a justificar su manera resignada de vivir, ya sea por sus hijos o por cualquier otra excusa.

Durante la indagación hemos encontrado, que mi cliente es el doble y heredero universal de su abuelo y de su padre. Su abuelo fué un mujeriego, machista y alcohólico, y dejó embarazadas a muchas mujeres y maltrataba a su esposa. El padre de mi cliente fué un mujerigo machista y alcohólico, y llevaba prostitutas a su casa y se las presentaba a su hijo. Su esposa, la madre de mi cliente, soportó toda clase de maltratos y su matrimonio significó auncencia y abandono. Aunque compartieran el mismo techo, dormían en cuartos separados.

Mi cliente repite el mismo programa, se casa con una mujer que simbólicamente representa a su madre, y busca en entre sus amantes una pareja. Repara al tener hijos solamente con su esposa, todo lo contrario a lo que hizo su abuelo. Se siente infelíz viviendo en su propia casa, y no puede tomar la decision de divorciarse, porque tomar ese camino significa para él traicionar a su familia, y cómo simbólicamente está casado con su madre, significa abandonar a la misma. Tomar conciencia de éstos programas le permitiría romper con éstas lealtades invisibles que lo limitan y condicionan. Y así, tomar las riendas de poder vivir su propia vida con la libertad y autenticidad que no ha podido darse a sí mismo.

Muchas personas no se casan o no consiguen una pareja estable, por la lealtad familiar de cuidar a sus padres. Y otras están dispuestas a soportar todo tipo de maltrato por parte de su pareja o miembros de su familia. En otros casos la reparación de un programa podría ser, un padre alcohólico, y tiene un hijo alcohólico y el otro asténico.

No podemos cambiar un programa, si pensamos que no lo temenos. No Podemos salir de un programa, si temenos la idea errónea de que no es sano revivir las cosas del pasado. Si estámos esperándo que situaciones nuevas se manifiesten en nuestra vida, temenos que empezar por nosotros mismos y es limpiando nuestra propia casa, < árbol Genealógico> y como dice el dicho, sacando los trapitos al sol.

Cuando tomamos conciencia de que estámos hechos de ciertos programas, comenzamos a ver las cosas desde otra perspectiva y damos espacio a una nueva realidad. Cuando tomo conciencia de la razón a cierta conducta o síntoma, y reconozco que todos éstos tienen que ver con mis programas, comienzo a sumir mi vida, y dejo de echarle la culpa a los demás, y hasta tus mismos ancestros te lo agradecen. El ancestro está esperando que el heredero universal tome conciencia. Liberas a tus ancestros, a tus decendientes y a ti mismo. Recordemos que es muy diferente tomar conciencia de algo, a simplemente tener el conocimiento. 

-Mafe Encizo-

btt