TODO COMENZÓ CON LA
EXPERIENCIA PERSONAL DEL DR. HAMER

El Dr. Ryke Geerd Hamer, que asistió a las universidades de Munich y Tubinga, fundó en Alemania la Nueva Medicina Germánica después de una extensa investigación y práctica clínica desde 1979. 

Hace unos treinta años aproximadamente, el Dr. Hamer recibió una terrible llamada en medio de la noche: su hijo Dirk Hamer, de 17 años, había recibido un disparo accidental mientras se encontraba de vacaciones en el Mediterráneo. Tres meses más tarde, su hijo Dirk falleció. Poco después de esto, el Dr. Hamer, que había gozado de buena salud toda su vida, descubrió que tenía cáncer testicular. Desconfiando de esta coincidencia, comenzó a hacer investigaciones sobre las historias personales de los pacientes de cáncer para ver si habían sufrido algún tipo de shock, estrés o trauma antes de su enfermedad.

Con el tiempo, después de una extensa investigación con miles de pacientes, el Dr. Hamer llegó a la conclusión de que la enfermedad ocurre a menudo después de haber vivido un shock muy intenso y sorpresivo. Se dio cuenta de que la muerte de su esposa -también con cáncer- y su propio cáncer tuvieron que estar conectados de alguna manera con el trágico incidente de su hijo, Dirk.

Como doctor en medicina, investigador científico e internista en jefe de una clínica de oncología en Munich, el Dr. Hamer se encontró en una buena posición para llevar a cabo una extensa investigación que lo llevó a la conclusión de que un acontecimiento psíquico puede crear un conflicto biológico, que incluso se manifiesta en una transformación visible en el cerebro (detectable a través de una tomografía o resonancia magnética, y llamado «Foco de Hamer»), que conduce a su vez al desarrollo de tumores cancerosos, úlceras, necrosis y alteraciones funcionales particulares en órganos específicos del cuerpo.

Descubre así varias leyes -llamadas leyes de Hamer- que exponen clara y científicamente la mecánica exacta del proceso de cualquier enfermedad, y fundamentalmente su lógica, bautizando a su trabajo: «Nueva Medicina Germánica».

Desde el descubrimiento de la Nueva Medicina Germánica en 1979, el Dr. Hamer ha escrito varios libros sobre los asombrosos resultados de sus estudios, algunos de los cuales ya han sido traducidos a varios idiomas.

Luego, el Dr. Claude Sabbah, basado en la teoría del Dr. Hamer, y habiendo estudiado directamente con él, funda la Biología Total, llevando los hallazgos de Hamer a una nueva y más moderna perspectiva terapéutica que se enfoca en una visión global del ser humano, sus vivencias, y la solución para revertir muchas dolencias y enfermedades desde la compresión resolutiva del conflicto originario, programante de las mismas.

Aporta importantes conceptos, incluyendo la idea de que el programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en la genealogía del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida (el propósito de este suceso tiene directa relación con la evolución de la especie entera, ya que la genética se ocupa de volcar los progresos de individuo en individuo a través de la reproducción).

Tan importantes y majestuosos son estos descubrimientos, y tan radical se percibe el cambio que implica para toda la sociedad, para la medicina y para la industria farmacéutica mundial, que ambos médicos sufrieron persecuciones, calumnias infundadas, ataques, e incluso varios intentos de asesinato, más allá de haber sido presa de todo tipo de provocaciones e intimidaciones.

DOS GRANDES APORTES

EL ESTADO NATURAL DEL SER HUMANO ES LA SALUD INTEGRAL. CUALQUIER ALTERACIÓN RESPECTO A TAL CONDICIÓN DE EQUILIBRIO ES FACTIBLE DE SER CORREGIDO.

La Biología Total de los Seres Vivientes postula que las enfermedades son el reflejo codificado a nivel biológico de un conflicto de gran estrés psíquico, ya sea éste personal, o heredado de la genealogía familiar. Así, indagando el origen del conflicto, entendiéndolo y volviéndolo conciente, el estrés disminuye, y es posible la desprogramación de la enfermedad. Por lo tanto, si ya no hay conflicto, ya no habrá enfermedad.

btt