Gerardo
Schmedling
Pedagogo y filósofo
LA VIDA DE GERARDO SCHMEDLING T.

D

e nacionalidad colombiana, Gerardo nació el 5 de Mayo de 1946 en la población colombiana de Chía, cerca de Bogotá; trascendió a otras dimensiones  en Bogotá, Colombia, el 28 de Febrero de 2004.

Filósofo, humanista, sociólogo y cooperólogo autodidacta en todos los campos en que se formó, y más que eso, un bellísimo ser humano incondicionalmente dedicado al servicio a los demás, ejemplo viviente de la enseñanza que desarrolló en la última etapa de su existencia.

En su experiencia de muchos años como asesor, consejero, y facilitador de procesos de desarrollo humano integral, Gerardo formó grupos de estudiantes en Bogotá, Cali y Medellín, en su programa que tomaba seis años de estudio y toda la vida de práctica.

Siendo aún muy niño, Gerardo sintió en su interior un llamado de la conciencia que le hizo reflexionar acerca del por qué  de las dificultades que se presentan en las relaciones entre los seres humanos. Esta inquietud lo llevó a investigar durante algunos años sobre el origen del ser humano y la razón de su existencia en este planeta, en el cual, las personas viven inmersas, dentro de unas estructuras sociales supremamente limitantes de la paz y la satisfacción humana, donde preponderan la desconfianza, la agresión, el individualismo y el miedo en las relaciones entre las personas.

Teniendo Gerardo alrededor de veintidós años, a raíz de una parálisis, tuvo la oportunidad de experimentar la muerte clínica y traspasar el túnel más allá de la vida física, encontrándose con seres de las dimensiones no físicas. Después de esta experiencia, y mientras su cuerpo se recuperaba, dedicó algunos años a la lectura de diferentes temas espirituales. Posteriormente, se dedicó a investigar y experimentar sobre las dimensiones no físicas, logrando experiencias que modificaron definitivamente el rumbo de su vida y le permitieron comprender el profundo significado de aquel llamado de la conciencia que alguna vez sintió cuando  niño.

Por varios años, Gerardo se dedicó a enseñar y difundir la Ciencia del Amor, conocimiento que puede liberar definitivamente al ser humano del sufrimiento, y de la dependencia de lo externo, para poder alcanzar la felicidad y vivir en paz. Tuvo un importante grupo de alumnos de lo que él denominaba “La Escuela de Magia del Amor”, en varias ciudades de Colombia y Venezuela. En la ciudad de Cali tuvimos el inmenso privilegio de conocerle, tratarle y departir con él en la mayoría de sus viajes, atendiendo los diferentes Módulos de su Escuela, así como a varios Talleres vivenciales que dirigió durante varios años.

Después de un accidente personal acaecido a finales del 2003, Gerardo dimensionó el 28 de Febrero de 2004. Hoy, muchos alumnos de su Escuela, de manera profesional u ocasional difundimos las  enseñanzas de la Ciencia del Amor, animados por el mismo propósito de nuestro maestro.
“QUIEN CREE EN EL AMOR JAMAS SUFRIRA, PORQUE AMA CON LA VERDAD.” 
btt